sábado, 12 de marzo de 2016

Un revólver abrumador

El texto que sigue es el producto de un reto al que los asistentes a un taller de escritura creativa fuimos sometidos. La prueba consistía en escribir un microrelato uniendo dos palabras: un sustantivo y un adjetivo. El azar quiso que, en mi caso, las palabras con las que tendría que vérmelas fueran “revólver” y “abrumador”, un binomio extravagante donde los haya, y he aquí el resultado del experimento:
 
 
 
 
Hola, me llamo Colt y nací en los Estados Unidos de América en 1973, así que acabo de cumplir cuarenta y tres años pero me conservo como el primer día.
Durante toda mi vida he ido pasando de mano en mano. Todos mis propietarios me han cuidado la mar de bien. Al principio me aburría mucho porque siempre me tenían en casa, por si acaso, oía que decían. Pero este último me saca a pasear con mucha frecuencia. La primera vez que lo hizo recuerdo que la cara del hombre que tenía delante se desencajó. Oí que mi dueño comentaba más tarde, entre risas, algo así como que el pobre infeliz estaba abrumado. Desde entonces me considero un revólver abrumador.
 
 
 

27 comentarios:

  1. Qué bueno te quedó el micro, gracias por compartirlo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, María, por leerlo y comentar.
      Un beso abrumador.

      Eliminar
  2. ja,ja,ja. Pues has hilado fino con el sustantivo y el adjetivo, te quedó abrumador.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira tú que, contrariamente a lo que pensé en su momento, no me resultó nada difícil, cosa extraña. Sin darme cuenta, debí meterme dentro del cañón (del ánima) del Colt, jajaja
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola! ME gustó mucho el micro-relato es muy bueno. Por cierto, te he nominado a Liebster Award, aquí te dejo el link :) http://booksxland.blogspot.com.es/2016/03/liebster-award.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola y muy agradecido, primero por tu visita, segundo por tu halagador comentario y tercero y último por tu nominación. Luego me paso por tu blog.
      Un abrazo y hasta pronto.

      Eliminar
  4. Corto pero muy bueno, vaya reto que sin duda supiste superar pero con crecer.
    La verdad solo hice un taller de escritura pero me apetece sinceramente hacer alguno más en cuanto pueda me apunto. Al que asisti también escribi algún relato cuando pueda lo cuelgo para que lo puedas leer. un abrazo. TERE pasa un estupendo fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaría apelar a la famosa frase "lo bueno, si breve, dos veces bueno", pero sería demasiado pretencioso por mi parte.
      Ser tan corto es lo que hace que un microrelato sea complicado. Hay que concentrar en muy pocas palabras (unas cien) una historia. En este caso se le añadía la complejidad del asunto, porque hablar de un revólver abrumador no es que dé para mucho, jaja
      Me alegra, pues, que te haya gustado.

      Asistir a un taller de escritura te ayuda a escribir con un mejor estilo y te da herramientas para saber usar distintos recursos literarios.

      Un abrazo, Teresa, y que también pases un buen fin de semana.

      Eliminar
  5. Hola, Josep. Este reto me parece estupendo, y te quedó un micro genial. Me gusta que sea el propio Colt quien nos cuente su historia, y el por qué de su nombre. Me ha encantado, te salió redondo (además de abrumador).
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Chari.
      Gracias por tu crítica tan favorable. Colt y yo ya nos hemos hecho amigos, después de que me contara toda su historia. Aquí solo he reproducido lo que se podía publicar, jaja.
      Un beso enorme, que espero no te abrume.

      Eliminar
  6. Por alguna razón el microrelato me ha parecido abrumadoramente tierno, que si Colt no fuera un revólver me parecería el más tierno del mundo; querido Josep vaya manera de sacarte el cien en tu taller, he quedado maravillada, siempre es un gusto leerte. Recibe un cálido abrazo y mis buenos deseos para tu fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me abrumas, Mily, con tus halagos.
      No sabes cuánto me alegro hallarte por aquí y que no te hayas ido sin haber dejado antes este más que agradable comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. ¡¡Buenísimo, Josep, de lo más original!! Hacer al revólver hablar, contar su historia y explicar el por qué es un "revólver abrumador" me ha divertido y sorprendido :))
    Creo que no te había leído antes un micro, pero está claro que también se te dan muy bien.
    Un abrazo de finde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien que te haya divertido y sorprendido!
      Hacía mucho que no escribía un micro. Tiempo ha participé en varios concursos (o certámenes, que queda mejor) de microrelatos. Nunca gané el primer premio, ni el segundo, ni el tercero. Siempre quedaba finalista, eso sí, con lo cual acababa comprando la antología que publicaban con los cien o más relatos finalistas y los premiados. Hasta que desistí de colaborar en ese negocio que tienen montado algunas editoriales disfrazadas de organizaciones culturales para hacer picar a los incautos como yo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Me encantan los retos que plantean este tipo de relatos incluyendo dos o tres palabras.
    Te quedo genial.
    Sigo escribiendo desde el móvil por tener en reparación el ordenador, con lo cual poco estoy leyendo estos días.
    Un abrazo Josep.

    ResponderEliminar
  9. Me encantan los retos que plantean este tipo de relatos incluyendo dos o tres palabras.
    Te quedo genial.
    Sigo escribiendo desde el móvil por tener en reparación el ordenador, con lo cual poco estoy leyendo estos días.
    Un abrazo Josep.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Elda, por venir y comentar a pesar de las dificultades.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. Y tiene razón, representa (y habla por) el alma de todas las armas, todas abrumadoras por igual. Espero no se lo tome muy a pecho, que de sentirse abrumador a invencible hay un balazo de distancia.

    Saludos, Josep!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Sí, sería bueno que tomara conciencia de quién es en realidad. Lo malo es que su comportamiento depende de una mano ajena, la que lo empuña y puede, si quiere, apretar el gatillo.
      Él debería ser el abrumado pues, efectivamente, tras el primer balazo, cualquier cosa puede pasar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Qué bueno!!!!! Me encantan los micros y este tenía dificultad añadida por el usode esas dos palabras y lo has defendido estupendamente. Me ha encantado.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marigem, por tu comentario.
      Creo que logré salirdelapuro más bien que mal, jeje
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. El género micro no es fácil, pero en este relato consigues interesar con muy pocos elementos. Sin duda, la unión de revolver y abrumador no es fácil. Tu final es ambiguo, sugerente, porque nadie calificaría la impresión que causa un disparo de revólver como abrumadora. Abrumar tiene como significados, según el DRAE: 1. Agobiar con un peso grave. 2. Preocupar gravemente. 3. Producir tedio o hastío. 3. Producir asombro o admiración. La más apropiada es la primera "agobiar con un peso grave". Y desde luego no parece que sea esta la impresión que produzca un balazo de un colt en la frente o en el estómago. No. Esto es lo que le da un sentido humorístico. Es como recibir una tremenda patada en la espinilla y expresar que ha sido una sensación "interesante". Un balazo es algo más que abrumador, pero esto es lo que da al relato un tono de contención narrativa e ironía que lo hace muy válido. Si la palabra hubiera sido "letal", "mortal", "mortífero", todo hubiera sido más lógico, pero en este caso este balazo abrumador es algo más potente todavía. No es un relato redondo pero tiene su interés. No era fácil.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Joselu, no tiene porqué haber un balazo de por medio. Al menos no se menciona que el arma acabe siendo disparada. Solo sale de su funda para encañonar a alguien. Quizá solo fue una advertencia, encañonando a ese alguien para amedrentarlo. El propietario del arma puede estar diciendo a su víctima algo así como "como no me pagues lo que me debes, la próxima vez, te meto una bala entre ceja y ceja".
      En este caso, el receptor de tal amenaza puede perfectamente sentirse abrumado en el sentido de agobiado, asombrado y, sobre todo, gravemente preocupado.
      Gracias por tu detallado análisis.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Muy buen corto, insinua sin decir, deja que el lector interprete aquello que supone puede ser. Me gustó mucho. Y no, no hablas de balas, jajaja.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, San, por acercarte a leer mis historias y, sobre todo, por dejar tu comentario.
      Me alegra que te haya gustado. A buen entendedor, pocas palabras bastan, jeje
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Me ha parecido un buen micro, original al ser el revolver el que cuenta la historia y en pocas palabras nos dices mucho.
    Felicidades porque las dos palabras que te tocaron eran difíciles y lo solucionaste muy bien.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es el primer revólver que conozco que hable. El pobre quería contar un poco de su vida y veo que lo ha logrado.
      Muchas gracias, Conxita, por tus palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar